< volver

EL PERIÓDICO DE CASTILLA



El restaurante La Postal de Zamarramala ha colocado un viejo vagón de tren en el patio interior. Para sus propietarios, Margaret y Antonio Misis, ha sido una empresa ardua de años encontrar a la venta un vagón de estas características. Localizaron uno después de buscar en toda España a través Miguel Huidobro, de Wagonstill, y el Centro de Estudios Históricos del Ferrocarril Español. El vagón pesa 60 toneladas y mide 22 metros de largo. Viene de Granada, y las vías de Alicante. Para depositarlo en el patio ha sido necesaria una grúa de 200 toneladas. Solo los costes de transporte ascienden a 15.000 euros. Dicen que con esta compra quisieran «hacer la ciudad de Segovia un poco mas pintoresca y original si cabe cara al 2016».